EL MERCADEO DE LA POBREZA.

Moda (y ofensa) de lujo para la miseria de Haití.




Insultante. Inhumano. Atroz. Indignante. Humillante. Terrible. Intolerable. Cruel. Hemos perdido absolutamente el norte, la coherencia y la dignidad. Si yo pudiera prohibir algo, prohibiría esto, me saltaría con absoluta tranquilidad la necesaria libertad de expresión, porque si esta campaña expresa algo, es simplemente asco. Donna Karan es portadora del insulto a la dignidad humana con su campaña publicitaria. Esta es mi reflexión. No me cabe el asombro en el cuerpo. Es inadmisible que las desgracia humana pueda ser utilizada como fondo de una campaña publicitaria que está en las antípodas de la mirada que esos rostros en segundo plano reflejan. Ellos deberían ser el primer plano. Esta campaña carece de solidaridad y tiene como fin el mercadeo de la pobreza, la utilización de su realidad con fines lucrativos. Usted como empresaria, como promotora e impulsora de esta campaña, Sra Karan, me parece un auténtico desatino. Sólo su declaración de imbécil me haría más llevadera semejante atrocidad. Y así todo, mi asombro no disminuiría. Alucinante. Usted es el paradigma de la falsa conciencia que, por desgracia, no es infrecuente. ¡Qué mundo por Dios! No puedo salir de mi absoluto e indignado cabreo.

CHLOE ARIDJIS



Chloe Aridjis nació en Nueva York. Creció en Países Bajos y México D.F. Estudió en Harvard y Oxford. Su tesis doctoral versa sobre «La magia y lo fantástico literario en la Francia del siglo XIX», publicada en español en 2005 en FCE. Tras vivir cinco años en Berlín, reside actualmente en Londres. Su primera novela, Book of Clouds ha cosechado un gran éxito por parte de la critica internacional y ha sido traducido en ocho países y ha obtenido el Premio de Mejor Primera Novela Extranjera en Francia.



"Así fue como me sumé a una de las numerosas migraciones que ha habido en dirección a Berlín, teniendo que sobrellevar los altibajos propios de mi inminente treinteañez…"

Editorial Funambulista

Hay ciudades que son imanes. Hay paisajes que necesitan ser habitados a pesar del dolor que cada una de sus estancias es. Así es Berlin para Tatiana, la protagonista de esta novela. Punto de inflexión. Un avance desde el retroceso. Evolución. Poesía. Absoluta soledad. Instinto. Nube. Se mezclan demasiadas cosas en ese Berlín en el que Tatiana sobrevive. Los fantasmas del pasado habitan firmes incluso en la desmemoria, permanecen  ávidos de hacerse notar en cualquier rostro, en determinado gesto, en una pared, olor o sonido. Tatiana se mueve entre ellos; entre los fantasmas que la ciudad habita, en ellos, el miedo, la soledad, la incertidumbre. Amalgama de recuerdos, de límites que necesitan ser atravesados. Dejarse arrasar por la ciudad será la forma en que Tatiana despierte a su vida, a sus sentidos, al desmoronamiento de su alma. El libro de las nubes es la narración de un exilio. No suele haber mucha distancia entre las nubes y las sombras, entre los deseos y aquello que nos quiere aplastar. La mirada de Tatiana es magnífica ante el encuentro del otro, sombría y mágica. Personalidad abrumada, institiva y valiente. El libro de las nubes es la ideación de la realidad que nos agobia. Es la verdad que toda soledad contiene. La necesidad de desasirse de uno mismo. Tatiana es Berlín.

OBSERVANDO

Henri Cartier-Bresson.

No he escrito nada, eso no implica que no haya estado frente a los hechos; la situación actual tiene un tal nivel de incertidumbre y crispación, que sería imposible ignorar la realidad, pensar que no nos repercute, y mucho menos, que no estamos directamente implicados en ella. 

He observado. También he desconectado de lo harta que me tenía la realidad. En estos días me limito a recibir información, a intentar colocar lo nuevo como adecuado, lo que está por venir como la salida posible. Y sin embargo, sé que no las tengo todas conmigo. Desconfío tremendamente de la realidad. ¿Será esto la necesaria consecuencia de no ser capaz de mezclarme con los demás, de llevar a cabo la defensa de un grupo o determinada opción y sentirme totalmente identificada con él? Siempre ha sido así. Soy persona (nunca individuo) antes que grupo. Y cuando una opción me ha parecido adecuada, inmediatamente, comienzo a desconfiar. No soporto la pérdida de la honestidad, la necesidad de imponer tu criterio por encima del de los demás, la necesidad de legislar o dejar de hacerlo para corromper la libertad de los demás. Y los grupos, sinceramente, tienden a esto; a imponerse, a ser sectarios, a olvidar el yo en pos de un nos que no respeta a la persona.
Personalmente creo que el aborto es una aberración, pero también sé que mi opción no ha de limitar la de los demás, seres libres como yo. Creo que la ley del aborto no implica que la gente quiera abortar, al igual que que la ley del divorcio no implica que las personas se quieran divorciar. Sólo son una herramienta. Creo que la piedra de toque está en la educación, la sólida educación y la edificación de una verdadera sociedad del bienestar, en la información veraz sobre lo que es la verdad de un aborto. Sólo ellas serán opciones  eficacies para que esa ley del aborto sea realmente inusual. Acercarse a la verdad de las cosas es el primer principio. Para conseguir que la ley del aborto sea innecesaria, una ley inútil. hemos de empezar a trabajar de otro modo; sobre la realidad tal cual de presenta, sobre el exacto porqué de una mujer que ve como salida a su vida la práctica de un aborto. La realidad del aborto es todo menos sencilla. Esta es mi perspectiva, una convocatoria de este tipo me parece cuanto menos, simplista. No puede ser que la abolición de una ley dependa de la buena intención de 30 personas. La libertad de las personas, tomar la decisión acertada o equivocarse depende de elementos más complejos. La libertad y su ejerecicio no pueden ser anuladas por una sociedad paternalista y dirigida... es entonces cuando la libertad dejaría de ser  lo que es: pura responsabilidad.

Concentración ante Moncloa para que se derogue la Ley del Aborto

AUSENTE

KIRSTINE ROEPSTORFF. Moment man. 2007

No tengo ganas de escribir, de describir las historias que oigo, los hechos que conforman la realidad, de tragarme la indignación que me produce la puesta en escena de nuestros políticos, la mezquindaz, la impostura. Es como si hubiera perdido la capacidad de sintetizar, de buscar respuestas, de volver a preguntar. Y bien sé que no es así, que es simplemente una huída. La incoherencia de quien queriendo narrar el mundo, lo deja a su abandono. Palabra deshonesta, perezosa y cobarde. No quiero repasar el horror que las noticias de julio ha sido. Me escondo en la no-realidad y deambulo por mundos más amables, cercanos a mis sentidos y lejanos de este ruido del mundo que tanto me incomoda. Descanso en la música, en las lecturas y en cualquier escenario que contenga el ritmo del verano. La escasez del tiempo para lo real es un hecho, y aunque la realidad me sigue afectando, me escondo en mi silencio, en ese escenario predilecto que es en sí. Como lo es también  esta cobardía, el no tener que hablar de lo que me mueve, de la indignación que algunas palabras me producen. Mi mente hoy sólo reconoce que es tiempo de verano, y que después de todo, siempre se necesita descansar.

EL CONFLICTO DE LA LIBERTAD.

 



Comienza mi mente a barruntar ideas desde un cabreo monumental que vengo rumiando desde este domingo. Mi pensamiento se acelera y me digo que quizá, esa animadversión que siente el poder ante la libertad no tenga como origen la ausencia de autoridad legítima en la que se sustente dicho poder; es decir, da igual que quienes tengan el poder político lo hayan adquirido de forma legítima o no. Mi conclusión es que el poder siempre siente como conflicto y como enemigo esencial la libertad que todo ser humano es. Incluso en los sistemas democráticos se puede sentir ese rechazo hacia la libertad esencial del hombre. Y no señores míos, la libertad es algo que no se nos puede usurpar, se pongan ustedes como se pongan.

Es bien sabido, y reconocido a lo largo de la historia, que los sistemas totalitarios y dictatoriales, le tenían un odio visceral al debate, a la contrapartida de ideas, incluso a la simple insinuación de una mínima crítica respecto a sus postulados y/o acciones. Siempre se ha dicho que en un sistema democrático, el respeto a la libertad de expresión es uno de los principales valores que lo sustenta. La opinión pública, su expresión, su realidad; el poder constatar con hechos que toda persona sin distinción de credo, raza, sexo, puede expresar sus ideas, pensamiento y acciones. Un sistema político legítimo debe poner en primera fila la presencia del ciudadano; el que exista una opinión pública reconocible en un sistema político es una muestra de que ese sistema asume y respeta el edificio universalista de la ciudadanía libre, igualitaria y fraterna que es toda democracia. Si la opinión pública es libre de expresarse, todo ciudadano debe poder expresar su pensamiento, sus ideas y sus conclusiones sin sentir o tener miedo de que el peso de la ley puede caer sobre su persona en el ejercicio de su libertad de expresión. Una ley no se puede cargar de un plumazo la esencia de un sistema democrático que ha costado tantas tensiones y conflictos instaurar, que ha tenido un precio elevadísimo, y tampoco, sería el colmo, puede poner en tela de juicio el núcleo esencial de la civilización democrática; la libertad de sus ciudadanos.

Va a ser que no. Que al poder, no le gusta la diversidad, la pluralidad, las ideas del otro, y que está dispuesto a coartarla de mil maneras diferentes. La libertad del hombre ha ganado escenarios, espacio, y con ello su posible realidad. Internet es una muestra clara de ello. Sin embargo hay quienes desde su cerrazón y en la legitimidad de su puesto como representante de los ciudadanos, ansía precisamente que esos ciudadanos no puedan expresar su opinión, su visión del mundo y su interpretación de las cosas, especialmente sobre la cosa política. Una vez adquirido el poder desde la legitimidad del voto, estos señores políticos nuestros quieren que nos callemos. Lo que me lleva a pensar  que el poder siempre lleva inherente consigo la cerrazón;  e implícita en ella esa urticaria galopante hacia la expresión y divulgación de una opiníón ciudadana que tendría que ser siempre defendida, y que ustedes como representantes políticos deberían tener la obligación de garantizar. Es alucinante ver cómo se repite la historia en estos tiempos en los que tanto habríamos de haber cambiado, en los que como mínimo, tenemos lecciones de la historia que aprehender y asumir. Alucinante.

Solemos afirmar que la pluralidad, el contraste de ideas y el respeto por la ideología del otro sin discriminación de contenido, son la base de la democracia. Que la libertad es un campo al que legítimamente no se le debe poner trabas en un sistema que se quiera decir democrático. Toda democracia que debe estar basada en la legitmidad del poder político, en el respeto a la ciudadanía libre, diversa e ilimitable, en la garantía de  una opinión pública posible, en la realidad de una ciudadanía con las mismas oportunidades ante la ley, una ciudadanía a la que la Constitución, garantiza su libertad de expresión, guste o no dicha expresión, a quien sostiene las riendas políticas del poder. La libertad no puede ser pisada en el campo del juego democrático. Comunicar lo que pensamos es en esencia una faceta inviolable de la libertad.


OUT OF NOWHERE.

Domingo nublado, lectura de periódicos y un dolor de cabeza incipiente que quiere despertar rotundo. Mañana para el ritmo pausado, los ojos cerrados y la desconexión del alma. Dejemos que la música nos respire, que la mente encuentre el lugar al que ni tan siquiera sabe que quiere ir. Tres, dos, uno, cero... silencio.


ENCUENTRO CON EL OTRO.

"Para mí, el mundo siempre ha sido una enorme torre de Babel, sólo que en esa torre Dios no mezcló sólo lenguas, sino también las culturas y las costumbres, las pasiones y los intereses, y la pobló con sujetos ambilvalentes que aunaban en su ser al Yo y al no-Yo, al de casa y al de fuera, a uno mismo y al Otro". RYSZARD KAPUSCINSKI



La escritura como punto de encuentro, lugar de debate y ventana por la que nos presentamos al mundo. La puesta en escena de esas mil miradas que se encuentran en una sola, ese otro que también soy yo. El blog como apuesta por el encuentro, la confrontación de ideas y el acceso al conocimiento. El blog como vía para una comunicación más personal y libre.

SERIEDAD.





No podemos competir si los inversores no confían en nosotros, y si no somos un país serio y solvente no hay confianza. Si el dinero que se le presta a España tiene semejante prima de riesgo, será difícil solventar la deuda. Los especialistas hablan de una situación dramática, y planea la posible eliminación de la Ley de Convenios Colectivos. Supondría relacionar la nómina que percibo con la productividad de la empresa en la que trabajo, lo que aunque razonable, según el buen hacer del empresario o no, me coloca como trabajador en una circunstancia arbitraria e insegura. Austeridad del gasto público, lo que puede implicar recortes sociales pues si no hay, no hay. Así ocurre en muchas familias a día de hoy, que no hay. Luego recorte que te calzas, en lo menos necesario y en la algo necesario. No queda otra. A nivel familiar se entiende, por supuesto.

También es fácil de comprender desde el punto de vista económico, pero la realidad  nos obliga a pensar en la situación real en la que se queda el ciudadano de a pie. La situación que atravesamos es complicada, así que sinceramente, las primarias del PSOE me la traen al pairo. Esa decisión le pertenece a su gobierno interno, a su comité federal. Supongo que cada partido coloca en su primera fila a los más capacitados. Sí, lo sé, supongo demasiado. Pero hoy le doy a Bono todita la razón; estamos en una tesitura en la que los problemas de sucesión de un partido no son la cuestión a analizar. La realidad del ciudadano es precaria, es ahí donde se ha de centrar la gestión política. Piensen en esos cinco millones de parados que existen.

Desearía que una vez pasadas las elecciones del 22 de mayo, los políticos se pusieran a trabajar. Si Zapatero considera que tiene la estrategia necesaria, la hoja de ruta adecuada para que España no se hunda  más en el fango, que siga adelante. Yo esto personalmente lo dudo respecto de un líder que no ha sabido mirar de frente a los problemas que se le han venido encima, quien además de no verlos, los ha negado reiterativamente. Si no, si la hoja de ruta no existe, que sea honesto _aunque a estas alturas me sorprendería considerablemente_ y que adelante las elecciones. Por otro lado el PP que se centre. Que elimine ya toda resaca electoral y no se deje llevar por la soberbia de la victoria. La soberbia, señores, no tiene nunca buen puerto, y tengan en cuenta que si el ciudadano les ha dado el voto, es para que hagan algo, de todo eso que dicen que pueden hacer.

Señores políticos, si ustedes están en el puesto que están, es en representación de un pueblo que tiene el cinturón en el cuello, y que lo tiene bien pero que bien apretado. Su deslealtad hacia las personas que representan, en tanto gobierno y oposición, nos ha llevado a estos escenarios de incertidumbre, angustia e inseguridad. La realidad de sus despropósitos la pagamos siempre nosotros, así que procuren ser quienes nos dijeron que querían ser en la campaña electoral y de una vez por todas pónganse a trabajar. Siento verdadera vergüenza cuando oigo los debates que se organizan en el parlamento. Hoy sin más, me estaba atragantando mientras escuchaba la radio, durante la restrasmisión de la sesión en el parlamento para el control del gobierno. Sinceramente me parecen ustedes una panda de colegiales con tanto aplauso. Está España como para aplaudir...




Hablando de datos...  España no volverá a tasas de paro del 9% hasta 2026, según la OCDEEl nivel medio de desempleo se quedará de media en el 19,3%, y no en el 17,4% que había augurado en su informe precedente. También afirman que España tardará 15 años en volver a la tasa de paro previa a la crisis. Son muchos años 15, afecta de lleno a la vida laboral de toda una generación que busca por primera vez empleo y a la que está en activo, tenga trabajo o esté demandando uno nuevo. No, no estamos para aplaudir señores parlamentarios. Un poco de seriedad.

LUNES CON RECUERDO.

Ayer los ciudadanos pusieron en evidencia su descontento con la gestión que el gobierno de Zapatero ha llevado a cabo ante la crisis económica en la que estamos inmersos; descontento que se tradujo via urnas en amplia derrota. Pero no son las elecciones lo que me trae de nuevo aquí. Sin duda es un tema que me afecta de lleno como ciudadana, pero en esta parcela de la noticia política, prefiero seguir escuchando las diferentes interpretaciones de los medios y la de los líderes políticos que están en el candelero. Estamos en el inicio de todo lo que nos queda por oír, y aunque me resulta esencial, mi juicio se queda en espera. 

Con la resaca por los datos acumulados en las selecciones municipales; entre juicios, perspectivas, conclusiones e intuiciones he comenzado el lunes, la semana. Sin embargo una estupenda noticia ha hecho que hoy quiera estar aquí: Youtube abre un canal para de homenaja a quienes perdieron la vida por ir detrás de la noticia, a quienes quisieron tener en sus retinas la visión real del mundo para poder luego contarla. Da la posibilidad a todos los usuarios de subir sus propios materiales que homenajeen a un reportero de guerra, fotógrafo o comunicador que haya fallecido realizando su trabajo.  Todos los vídeos pasarán una revisión y una vez aprobados serán publicados en el canal de Journalists Memorial. Hoy lunes, me recuesto en el recuerdo de quienes fueron además de grandes profesionales, enormes personas, y sonrío por su reconocimiento y el no olvido de su labor periodística.


Filmado y editado por Miguel Gil Moreno de Mora


Lo que hoy me trae aquí es una noticia sencilla, pero no por ello poco transcendente. El museo de periodistas Newseum y Google han unido fuerzas para crear un canal de YouTube en memoria de los periodistas caídos en la guerra. El canal quiere hacer así un reconocimento a quienes en la búsqueda de la verdad encontraron el final de sus días. Profesionales de la comunicación que tenían un claro objetivo en sus mentes;  el  de hacer que este mundo fuera más conocido, mejor interpretado y más humano. No es la primera vez, ni será la última, en que a este espacio de la red llegará el recuerdo de quienes quisieron entender el mundo, denunciaron sus constradicciones, y perdieron la vida con ello. Periodistas que por ir detrás de la verdad se quedaron en el camino. En memoria de todos ellos mis palabras, los reconocidos y los desconocidos. Iniciativas como esta en mi blog siempre serán un notición. Un pequeño gesto que en mi ventana es algo importante a celebrar. No siempre los lunes empiezan mal, este en concreto tiene un pequeño guiño, una especie de brindis. Brindis que es rotundo recuerdo.


JOURNALISTS MEMORIAL.
A Tribute of Journalists Who Have Died Pursuing the News.


EL MUNDO DE LA SEGURIDAD.


                             "Educados en el silencio, la tranquilidad, la austeridad,
de repente se nos arroja al mundo;
cien mil olas nos envuelven.
todo nos seduce, muchas cosas nos atraen,
otras muchas nos enojan, y de hora en hora
titubea un ligero sentimiento de inquietud;
sentimos y lo que sentimos
lo enjuaga la abigarrada confusión del mundo."
GOETHE


Comprender el pasado es la necesaria actitud que nos facilita la actuación en el presente, y le da posibilidad a la intuición de un futuro esperanzado. Quien no comprende el pasado, poco podrá hacer en el presente por un futuro honesto. O dicho de otro modo, los pueblos que no reflexionan sobre su pasado, estarán condenados a repetir de nuevo los mismos errores.

Esta idea me ha llevado de nuevo a la relectura de un libro que me gustó mucho. La narración de Stefan Zweig sobre el escenario que le tocó vivir, El mundo de ayer. El fondo se impone a la forma, y pienso que bien pudiera ser el mismo, aunque a priori no se le parezca.

Algo se rompe en nuestra sociedad de bienestar, de seguridades dadas por sabidas, de futuro consolidado. Pienso en las diferentes connotaciones de la vida que nos pasan desapercibidas por ignorancia, por olvido, por comodidad e incluso por educacíón,  a pesar de esa evidente intención que todos tenemos de querer mejorar el mundo que habitamos. En tiempos de crisis, cuando todo parece ir a  perderse, pudiera ser que también nos perdiéramos a nosotros mismos. Y si a esto unimos que es una generación que ha tenido mucho sin demasiado esfuerzo, el escenario que se conforma no es del todo alentador.

Pienso solidariamente en esa juventud _la hoy denominada generación quemada_ que sabiéndose preparada y en los inicios de su vida adulta, ve cercenada su posibilidad de futuro porque las riendas que ellos sujetan no están ancladas a algo tangible, real y/o posible. Estoy a su lado en sus reivindicaciones. Pero también me pregunto si tienen claro qué es lo que están empezando, cómo lo van a continuar y si tienen clara las armas que necesitan para conseguirlo. Me pregunto si realmente está preparada para asumir consecuencias, si el anclaje de su perspectiva se sustenta en valores concretos desde los que perfilar el mundo que quieren, y lo que es más importante, si tienen el valor de pagar el precio de ir a buscarlo. También me lo pregunto sobre mi misma, aunque yo ya no sea tan joven. Quisiera saber si conocen los entresijos que sostienen una sociedad justa y responsable; si son conscientes del verdadero concepto de libertad y el precio que se paga por ella. La libertad unida a todo derecho, pero también a todo deber. Libertad que en su primera cara siempre es responsabilidad. Y digo esto porque me ha llamado la atención oír reclamar la abolición de impuestos en el mismo escenario en el que se reclamaba el derecho a la ayuda social. Me llamó poderosamente la atención semejante paradoja, y quiero creer que simplemente es una anécdota sin importancia.

No cuestiono si están preparados o no para llevar a cabo  un trabajo; en absoluto lo dudo. Es una juventud que ha tenido los medios necesarios a su alcance para estar bien formada, para ser capaz de realizar cualquier actividad totalmente adulta.  Lo que me pregunto es si realmente son conscientes de las acciones y sus consecuencias, si saben qué esperan conseguir con ellas y sobretodo, si son capaces de intuir las consecuencias que puede conllevar. La juventud es valiente, pero lo es a veces en  la medida en que es inexperta. Todos hemos sido jóvenes e inexpertos. Todos lo hemos querido todo alguna vez, pero para ello hay que empezar por conseguir un poco. Mi temor es que la inexperiencia nos lleve de nuevo sobre la historia ya conocida. Es evidente que la pasividad no es solución, pero también sé por los ejemplos de la historia, que hacerlo sin profundizar como mínimo en la propia libertad y sus actos, en la responsabilidad, en actuar sin intentar intuir tan siquiera las posibles consecuencias de los hechos, pocas veces nos ha llevado a buen puerto personalmente. Tampoco en sociedad. La historia es el vivo recuerdo de que los pueblos no siempre han llegado a un puerto esperanzado, seguro y con posibilidad de futuro. Hay puertos en los que la Historia no debería haber anclado jamás.

En tiempo de crisis el miedo y la incertidumbre campan a sus anchas. Y se me antoja el prensente que vivimos como la circunstancia ideal para volver a leer a Stefan Zweig, para posar nuestro raciocinio sobre El mundo de ayer, en esa exacta historia que nos precede de la mano de alguien que la vivió intensamente. Saber de las consecuencias que el descontento a veces conlleva cuando no hay reflexión, solidez y responsabilidad en las acciones que se ejecutan. No sé si soy catastrofista o simplemente prudente. Sólo sé que cuando no tenemos ya nada que perder, lo siguiente que puede ocurrir, es que nos perdamos a nosotros mismos, y con ello, la esperanza de un futuro asumible para las generaciones que nos seguirán.

La crisis tiene un doble filo bajo mi mirada; el de la regeneración y el de la perdición. Saber qué camino es el cierto, o qué camino será el que distorsione nuestro destino es el meollo de mi propia libertad. Lo único que está claro es que actuar tiene un precio. Quizá por eso hoy observo el mundo desde mi silencio, lo dejo en esta ventana e intento intuir qué sería lo mejor para poder llegar al menor error posible. Luego será la libertad, la vida construída y el precio que por ello habremos ido a pagar.


"Ovillados en la seguridad, las posesiones y las comodidades, ¡cuán poco sabían que la vida también puede ser exceso y emoción, que puede sacar de quicio a cualquiera y hacerle sentirse eternamente sorprendido!, ¡cuán poco se imaginaban desde su liberalismo y optimismo conmovedores, que cada nuevo día que amanece ante la ventana puede hacer trizas nuestra vida! Ni siquiera en sus noches más negras podían soñar hasta que punto puede ser peligroso el hombre, pero tampoco cuánta fuerza tiene para vencer peligros y superar pruebas. (...)

Cada hora de nuestros años estaba unida al destino del mundo. Sufriendo y gozando, hemos vivido el tiempo y la historia mucho más allá de nuestra pequeña existencia, mientras que otros se limitaban a sí mismos. Por eso cada uno de nosotros, hasta el más insignificante de nuestra generación, sabe hoy en día mil veces más de las realidades de la vida que los más sabios de nuestros antepasados. Pero nada nos fue  regalado; hemos tenido que pagar por ello su precio total y real.”
STEFAN ZWEIG.


¿Sabremos ser responsables de nuestro destino?


ALGO LATE.


INITIUM UT ESSET HOMO CREATUS.
(El hombre fue creado para que haya un inicio.)
San Agustín.


Se puede sentir en el ambiente, late algo que no puede ser aún descifrado. La realidad está por ser diseccionada. El presente es incertidumbre. Sólo es posible la intuición, y quizá ella esté equivocada. Silencio. Oído atento. Observo la realidad con el deseo de que mi perspectiva esté desenfocada por el peso del pasado, por el miedo a un futuro no esperado. El presente es como un golpe que no alcanzo a descifrar certeramente. Y mientras pienso que algunos episodios de la historia no deberían volver a repetirse jamás.


No someterse a los pasado ni a lo futuro. Se trata de ser enteramente presente.
KARL JASPERS








Los hombres normales no saben que todo es posible.
DAVID ROUSSET.


"Los movimientos totalitarios son posibles allí donde existen masas que, por una razón u otra, han adquirido el apetito por la organización política. Las masas no se mantienen unidas por la conciencia de un interés común y carecen de esa clase específica de diferenciación que se expresa en objetivos limitados y obtenibles. El término de masa se aplica sólo cuando nos referimos a personas que, bien por su puro número, bien por su indiferencia, o por ambos motivos, no pueden ser integradas en ninguna organización basada en el interés común, en los partidos políticos, en los gobiernos municipales o en las organizaciones profesionales y los sindicatos. Potencialmente existen en cada país y constituyen la mayoría de esas muy numerosas personas neutrales y políticamente indiferentes, que jamás se adhieren a un partido y rara vez acuden a votar.

Fue característico del auge del movimiento nazi en Alemania y de los movimientos comunistas en Europa después de 1930, el hecho de que reclutaran a sus miembros en esta masa de personas aparentemente indiferentes, a las que todos los demás partidos habían renunciado por considerarlas demasiado apáticas o demasaido estúpidas para merecer su atención. El resultado fue que la mayoría de sus afiliados eran personas que nunca habían aparecido anteriormente en la escena política. Esto permitió la introducción de métodos enteramente nuevos en la propaganda política y la indiferencia hacia los argumentos de los adversarios políticos; estos movimientos no sólo se situaban ellos mismos al margen y contra el sistema de partidos como tal, sino que lleganba a unos seguidores a los que jamás habían llegado los partidos y que nunca habían sido echados a perder por el sistema de partidos. Por eso no necesitaban refutar los argumentos opuestos y, consecuentemente, preferían los métodos que concluían en la muerte más que en la persuasión, que dinfundían el terror más que la convicción. Presentaban los desacuerdos como originados invariablemente en profundas fuentes naturales, sociales o psicológicas, más allá del control del individuo y por ello más allá del poder de la razón. Esto habría constituído una desventaja si hubiesen entrado sinceramente en competencia con los demás partidos; no lo era si estaban seguros de tratar con personas que tenían razones para sentirse igualmente hostiles a todos los partidos. (...)
El comienzo, antes de convertirse en un acontecimiento histórico, es la suprema capacidad del hombre, que politíticamente se identifica con la libertad del hombre. El comienzo es garantizado por cada nuevo nacimiento; este comienzo lo constituye cada hombre".
Los orígenes del totalitarismo.  Hannah Arendt.

INFORMACIÓN Y FUTURO.






Internet es una posibilidad más en la vida normal de cada persona. Es una realidad que hace posible la comunicación, que nos traslada y acerca a millones de datos, opiniones, perspectivas y connotaciones de la realidad. Inernet es la herramienta de comunicación por excelencia; la herramienta que mejor nos acerca a los otros, a su mundo, a su realidad. La aldea global se configura así como el otro extremo del ombliguismo, en el que yo soy uno más de entre millones, pero bien es cierto, uno más que actúa. En internet estamos hoy tú  y yo, y el otro. Se configura como una herramienta más que aporta a nuestra vida calidad, Es una mejora del  nivel de vida del todo constatable. Y sobretodo, es la posibilidad de estar y sentirse mejor en el mundo, de habitarlo, analizarlo, interpretarlo y actuar sobre él.

Enseñemos a nuestros hijos el buen uso de una herramienta que enriquecerá sus vidas. Internet sin duda es una posibilidad más para que su experiencia sea más completa, más rica, en la que la complicada versatilidad del mundo puede ser ya contrastada al abrir las pequeñas ventanas de la aldea global. Internet nos acerca al mundo a traves de la comunicación interactiva que nos propone en muchas de sus múltiples caras. Nos empuja desde sus múltiples esferas a ser parte activa de ese mundo que habitamos; internet es, en su mejor cara, la participación. Es la realidad del derecho a la comunicación que a todo ciudadano nos ha de ser admitida, una realidad que nos hace más responsables, y por consiguiente más libres. Pero sobretodo, internet es una posibilidad más de desarrollo. Una mejora para el acceso al conocimiento en todo el mundo. Internet es la posibilidad de futuro.


EL PRESENTE EN FEMENINO.


Los datos no son alentadores. Y ante ellos, lo que no puedo es sentir el optimismo. Sólo un 26´8% de mujeres ocupa puestos medios de dirección, y sólo hay un 11´7% de directivas. De los 502 consejeros de empresas del Ibex 35, sólo 54 son mujeres. Sigue a día de hoy, habiendo una diferencia de sueldos entre hombres y mujeres que según diferentes organismos ronda entre el 12 y el 17%. El obejtivo marcado para 2010 una tasa de empleo femenino que sobrepasase el 60%, en 2011 se cuenta que estamos en el 52´6%, mientras que el de los varones está en un 67´7%.



El consuelo es que vamos avanzando, aunque es más que evidente que la mochila con la que cargamoses pesada. Que accedemos a más esferas reduciendo considerablemente otros espacios y que si llegamos a más, no es porque tengamos que asumir menos; asumimos lo mismo, pero con una gestión del tiempo impecable, una creatividad creciente y un optimismo implacable. El tiempo es milimétricamente aprovechado, seccionado y amortizado. Claro que esto tiene su precio; agotamiento vital.

Me cabreo cada vez que se habla de conciliación laboral y profesional. La legislación que procura consolidar esa conciliación me parece corta, demagógica e irreal. Es una falsedad más con la que los políticos se llenan la boca. Sé exactamente qué cosas he tenido que dejar para poder estar al lado de quien necesita que esté.

La ley de dependencia me parece otra farsa más candente aún; que no te veas con un problema de dependencia, porque ese será para tí solita. Todo son palabras, leyes y conceptos que no tienen dimensión práctica. Las ayudas a las familias numerosas son irrisorias en relación al esfuerzo económico y emocional que supone sacar esa familia adelante; y quien trabaja para ello suele ser siempre ella. Da igual que esté casada, separada, divorciada o viuda. Siempre estará detrás ella, salvo contadas excepciones.
El respeto de las cuotas sólo me parece un embudo por el que se van a colar personas con una trayectoria y formación profesional inadecuada al puesto que ejercen. Personas  que no son las mejores cualificadas para la labor que se les encomienda, y que pudieran acceder a ese puesto por encima de quien está mejor preparado, y lo hacen por el simple hecho de que es una mujer. Leire Pajín  ha comentado alguna vez que no debemos dejarnos engañar. Que las mujeres no debemos permitir dejarnos ningunear por algunas trampas, entre ellas, la de pensar que si estamos en un puesto es porque hay una cuota establecida que han de ocupar necesariamente las mujeres (¡!) Precisamente ella, habla.

Le quisiera poder decir a la señora ministra que  es lamentable que por ser mujeres nos tengan que regalar un puesto sin la acreditación de la mejor capacidad curricular para ello. Aunque bueno, a ella le ha venido que ni pintado el asunto. Le quisiera explicar que esa obligación de las cuotas, ya nos coloca desde el principio en una desigualdad además de evidente, bochornosa. Que nunca, nuestra capacidad, nuestra formación y nuestro desarrollo curricular pueda pasar de largo si no es el adecuado. Que no debemos acceder a un puesto sin más miramiento ni competencia que la de nuestra condición de mujeres, y nunca desde luego, por encima de currículos, trayectorias profesionales y capacidades más competentes. ¿Sería eso vivir en la igualdad? No, no lo sería. No me gustan las cuotas. Tampoco me gusta que me regalen nada, ni me gustan los privilegios. Tampoco que me lo pongan más difícil, que es a lo que estamos más que acostumbradas. Lo único a lo que aspiro es al reonocimiento exacto que se merece mi valía; ni más ni menos. Aspiro y aspiraré siempre al reconocimiento justo de mis capacidades, y a la igualdad de género en cada premisa que se establezca en cuanto a mi posibilidad laboral como mujer.

Vivir en la igualdad sería poder acceder a la vida laboral en las mismas condiciones con las que lo hace un hombre. Poder abordar un horario laboral flexible que permita cimbrear sobre las diferentes etapas que conlleva sacar una familia adelante, ayudar a unos padres ya mayores, y que no se nos mire como un problema cada vez que paseamos con un lucido bombo (ese bebé portátil que un día no lo será). Poder acceder a las mismas oportunidades de formación, proyección laboral y condiciones económicas ante un puesto laboral. No digo ya lo que puede ser, o cómo te las puedes ver, si el día a día laboral se une a una familia que tiene como reto una  enfermedad seria o una limitación y dependencia crónica de alguno de sus componentes. El reto es de un calado ya tan hondo, que una simple respuesta institucional y legal no sirve, para nada sirve, si es que la hubiera. Y a día de hoy, no la hay. Y casi siempre, las cargas especiales las solucionan y gestionan ellas.

Nos  toca casi siempre elegir a nosotras. O estás para esas personas que quieres, o desarrollas íntegramente tu proyección profesional, aquello para lo que sabes has nacido y quieres hacer. Eliges. Y sabes que alguna de las dos facetas  se resentirá. La parte de olvido que se queda pendiente, a la espera, o simplemente sin realizar, siempre va a ser una mochila con la que habrás de cargar. El equilibrio es complejo, difícil y en ocasiones contadas logrado. No puedo más que reír ante algunas personas que, líderes de esa conciliación, hablan, hablan, y hablan... pero ellas no han educado a sus hijos. A sus cuatro o cinco hijos, para más inri. Sus hijos han estado con otras personas mientras ellas hablaban, así que por favor, menos frivolidad. Para míl la superwiman, es aquella mujer que sabe de sus limitaciones, y que las intenta solucionar de la manera más honesta y eficaz. Aquella que es conscientes de lo que elige, y que lo hace valientemente, y con la intención de resolver de la forma más adecuada sus limitaciones. Da igual qué opción salga más reforzada, sea esta la profesional o la familiar, sólo la valentía de elegir tiene ya mucho mérito. En general, estas mujeres no van de ideales, ni de competitivas ni de "geniales". Simplemente son y saben del riesgo que supone tomar una opción y luchar por ella sin sentirse ni mejor ni peor que la opción contraria.

La ayuda institucional bajo mi punto de vista no es el punto clave, aunque sí necesario, en todo este entramdo de la conciliación laboral y familiar. La clave es la cultura; todo ese contenido y entramado de valores que asiste a nuestra forma de mirar el mundo, ese entendimiento que nos hace elaborar una manera de afrontarlo. Ese mundo que atendemos las mujeres, esa esfera de la que normalmente se desentienden los hombres. Jamás he entendido que la familia sea un proyecto exclusivamente femenino; la apología de la maternidad como principal fuente de satisfacción, la educación que ve a la madre como eje familiar y se olvida del padre. Si hay algo más que evidente, es que una familia es siempre cosa de dos. Y por ello la clave fundamental no está en las cuotas, en querer ser una superwoman, ni en pensar que el equilibrio de tu familia depende sólo de tí. El equilibrio está en el ejercicio de conceptos que han de ser bien entendidos. El reto está en poder establecer la igualdad dentro del propio nucleo familiar. Evitar ese desentendimiento que los hombres practican ante las "cosas de casa", esa actitud tantas veces promovida por las propias mujeres para poder sentirse y hacer sentir que ellas son la sal y pimienta de toda familia. Lo único que pondrán en evidencia con ellos es que son personas vacías. La igualdad comienza en casa.

La clave esencial está en esos hombres que se dicen compañeros pero que se escaquean cuando la cosa se pone parda, también en esa sociedad económica que nos ve sólo como sujetos de producción y nunca como personas ante un derecho y obligación generacional. Las mujeres de hoy, con una edad comprendida entre los 40 y los 50 años somos la generación bisagra; esa que coordina, gestiona y genera el bienestar entre la generación anterior y la que será futura. Hoy las mujeres  llevamos todo el peso  del compromiso familiar y social además de nuestro necesario y posible ejercicio laboral a veces en una condiciones más que estresantes.

El punto álgido está en ellos; en su evolución como personas, como padres de familia, como co-gestores de una unidad familiar. Y a ustedes señores políticos, les corresponde hacer posible la mejor de las circunstancias de igualdad; regular los salarios desiguales en labores iguales, desarrollar proyectos par la ayuda social, lograr una infraestrucutra de guarderías y de centros para mayores asequible, pero no nos vengan con milongas del tipo "nosotras lo valemos" o que  "nadie nos ha regalado nada" (cuando si estoy quizá en un pueso relevante es por la obligación de cumplir cuotas). Eso sólo son gestos de prepotencia, nada más. Tiene que haber una proyección práctica de mayor evidencia, tanto en el aspecto económico, como en el  social y cultural. Nuestro Estado de Bienestar está demostrando a día de hoy no ser efectivo ante la más que constatable y horrorosa realidad de la violencia de género; 18 mujeres han muerto en lo que va de años a mano de sus parejas o ex parejas. Así que por favor, cuantas menos milongas mejor. Algunas noticias nos muestran que ser mujer en algunas circunstancias es aún mucho más trágico.

Pienso honestamente que el éxito real está en toda una revolución cultural y emocional,  en cada ciudadano, en cada núcleo familiar.  El éxito y la presencia de una mujer se notará siempre que un señor decida que su familia, también es cosa suya. Porque la verdadera revolución que se necesita es precisamente esa; la interna. Que la mayoría de padres decidan dejar parte del tiempo que dedican a las cosas que les gusta para dedicarlo a su familia. Si tu estás dentro, ella podrá estar fuera y desarrollar aquello para lo que también ha nacido. No hay otra. La clave está y reside, fundamentalmente, en ellos.

UNA PELÍCULA.







Los personajes son los habitantes de un pueblecito del Kurdistán iraquí, en la frontera entre Irán y Turquía. Buscan información vía satélite sobre la guerra que se les avecina; el inminente ataque de los Estados Unidos contra Irak. No entienden ni el idioma ni las imágenes mostradas por televisión. Finalmente la información les llega de un chico mutilado, que viene de otro pueblo con su hermana y el hijo de ésta. La guerra cada vez está más cerca. Mientras la vida en el campo de refugiados continúa, los niños sobreviven gracias a la venta de minas antipersonal que abundan en la zona.

La película es una denuncia del sufrimiento que toda guerra es, una denuncia sobre la industria armamentística; especialmente hace incisión en la venta de minas anti-persona por parte de EEUU y Europa a Irak. El Kurdistán está sembrada de minas. La película también quiere ser una evidencia de las secuelas que permanecen años después de que se haya producido.  Ahora el interés está en otras guerras, en otros escenarios. El pasado en muchos escenarios del mundo es amargo, el presente también, y el porvenir no depende nunca de uno mismo. Los poderosos extranjeros nunca han tenido la intención de crear un paraíso para nadie, salvo para sí mismos. Esta es, creo, la lección que podemos intuir. Magnífica.





"Mi intención fundamental era hacer un alegato contra la violencia. No solo sobre sus consecuencias directas, sino también sobre las secuelas que permanecen años después de que se haya producido."

"Retrato a una generación cuyas expectativas se han visto defraudadas. Están atrapados entre dos tipos de barbarie. Primero, fueron víctimas de Sadam Hussein. Después, la entrada de los americanos les condujo a un nivel de terror diferente".

Bahman Ghobadi. Guionista y director.

 

Los niños son siempre las víctimas de una guerra.

LO QUE ESTÁ POR LLEGAR.



Más paro, aumento de los tipos de interés y  menor crecimiento; éstas son las nuevas previsiones macroeconómicas del gobierno. En la macroeconomía, en el estudio del funcionamiento de la economía en su conjunto, el individuo como unidad económica no se percibe, las previsiones manejan cifras en las que nuestra intervención es imposible, aunque sus consecuencias den directamente en la línea de flotación de la economía de nuestra casa. Nosotros, como ciudadanos, hemos de estar a verlas venir, vengan como vengan, y a soportar estoicamente lo que nos caiga.

Supongo, que cuando se habla de todas estas variables macroeconómicas con normalidad, es  además de porque entiendes, porque no te afecta directamente; que su variabilidad no te ponen en el punto de mira ni el bolsillo al aire.

Me gustaría saber por ejemplo qué siente la Vicepresidenta Económica cuando una vez conocido el panorama económico, y una vez estudiado, nos lo cuenta y llega su final de día; qué piensa exactamente cuando se va a dormir. Si sabe o se llega a imaginar en algún momento lo que es una economía doméstica nula. Yo tampoco lo sé a día de hoy, soy afortunada. No sé lo que es no poder dar a tus hijos lo que necesitan, pero confieso que alguna vez he pensado en ello; como los demás, soy un sujeto potencial de semejante tesitura.

La realidad es que a las economías domésticas y a las empresas, no nos queda otra que quedarnos a verlas venir.  Y desde mi cabreo existencial, a la única conclusión a la que llego, tode sea dicho, desde mi ignorancia, es a la de que la vida económica es pura incertidumbre. No digamos ya de lo que llega a ser la economía de mano de estos políticos que nos rodean. Y no tiene menos peso constatar que esa incertidumbre, cuando tratas de llevar a una familia a buen puerto, es una compañera que además de desesperante, es muy angustiosa.  ¿Es este pensamiento también puro populismo, simple demagogia, Sra Ministra? ¿Usted lo creería así?

Quisiera saber si este nivel de incertidumbre pudiera haber sido evitado con un poco más de empeño, previsión y ganas de gobernar, si haciendo lo que había que hacer bastante antes, hubiéramos podido estar en un nivel menos angustioso económicamente hablando. Si al gobernar, al determinar lo que necesariamente se ha de hacer, y ejecutarlo, no se mirara el recorte de votos electorales que ello supondría.  Es sabido que en la vida, si no miras de frente los problemas que te vienen, al final te los comes igual, pero más inflados, más avinagrados y con menos posibilidades de éxito. Y ello siempre con un coste mayor. Da igual si el problema es económico o existencial. O lo miras de frente, o se te sube a la chepa y ya no te lo puedes quitar. Claro que en este caso, quien la paga, no es quien la caga (perdón). En este caso la pagamos los ciudadanos de a pie, es decir, todos aquellos representados. Los representantes ya han blindado más que mejor sus propias unidades económicas familiares.

Es curioso observar cómo la opinión de los economístas y la de los representantes del gobierno, pocas veces coinciden. ¿Por qué normalmente no ocurre? No digamos ya las opiniones de la oposición frente a las del gobierno; hablando de la misma realidad parece que estuvieran en diferente galaxia.  Eso denota absolutamente una manipulación vergonzosa por ambos lados. Para mí que las leyes de la economía se las pasan ambos por el mismísimo arco del triunfo.

El paro, asegura la Vicepresidenta Económica, no superará los 5 millones. Los economistas por otro lado comentan que hasta el 2014 el paro no empecezará a tener un descenso considerable. La tasa de crecimiento del desempleo se estima en un 19´8%, se piensa que no sobrepasará el 20%, pero ya suenan datos de que puede estar en el 20´5%.  ¿Es posible entonces que el paro no supere a los 5 millones hasta ese 2014 cuando a día de hoy el número de parados es de 4.696.600 personas? ¿De verdad puede uno creeerse esto?  El gobierno asegura que la disminución del desempleo se empezará a notar mucho antes del 2014,  y dan como fecha el final de este año. Sinceramente, ojalá pudiéramos creerlo. La tasa de paro es una lacra angustiosa que necesariamente ha de ser solventada.

La destrucción de empleo y las nueva incorporación de personas a la demanda de empleo nos ponen ante una tesitura complicada y en mi opinión, en absoluto solventable y generadora de certidumbres a corto plazo. Nos hallamos en la cuerda floja de la economía. Y siguen las dudas. ¿Cómo fluctuará el empleo? ¿Cuándo se podrá hablar de un aumento de la oferta laboral? ¿Se puede crear empleo en las condiciones y circunstancias económicas a las que nos enfrentamos? Se habla de oscilaciones estacionales durante todo el 2011, y se constata que el crecimiento neto de empleo empezará a notarse en el 2012. Nos queda, si esto es cierto, todo un año con sus 365 días en la incertidumbre de lo que le va a acontecer a nuestros bolsillos. ¿y será posible que sólo sea durante un año con los datos que están cayendo?

El aumento del paro, unido a la subida del precio del petróleo, a la subida de los tipos de interés, y a otras no minimizadas subidas en gastos básicos, nos mantienen además de escépticos, con la moral por los suelos y por qué no decirlo "acojonados". El gobierno en cuestión de petróleo vuelve a ser optimista, pero la cuestión primordial es si el gobierno está siendo realista. ¿Es real todo esto que nos cuentan? Lo cierto es que los datos de unos y de otros no concuerdan, y así,  cuán difícil es oír alguna conclusión honesta. En economía, los profesionales no hablan más que de la palabra incertidumbre, y lo que el ciudadano sabe es que esa realidad que hoy es la incertidumbre en las familias se puede llegar a convertir en toda una crisis existencial, y toda una ausencia de futuro.

Escucho todos estos datos con preocupación y escepticismo, y no quiero pensar lo puede ser oírlos cuando  el paro afecta a todas las personas activas de una familia. Si a todo esto, le uno los datos descubiertos tan sólo en estos días, sobre la corrupción política que se da en nuestro país, el cabreo se vuelve indescifrable. Y me pregunto si realmente nos merecemos esta clase política, ¿de verdad que nos la merecemos?

Y sí, Señora Ministra, ustedes deben ser los primeros en dar ejemplo. No me diga que es cuestión de forma, o que se trata de un simple populismo, cuando se les pide a ustedes que empiecen a recortar gastos. Porque si no es cuestión de fomas y sólo lo es de fondo, el fondo que ustedes manejan es impresionante. Porque va a ser que sí, que los pequeños gestos de ustedes, pueden hacernos ahorrar pero que mucho dinero. Que con lo que cada uno de ustedes gastan al día en dietas, bien podría comer una familia normal durante... ¿un año? Como representantes políticos, les pediría por favor que bajen un poco a la esfera económica de la ciudadanía a la que representan, a la que gobiernan, y de la que día sí y día también, ustedes se ríen a la cara.

Señores políticos, si ustedes decidieran aterrizar en la realidad, si fueran conscientes del día a día de muchos de los ciudadanos a los que representan, quizá se vieran empujados a gobernar honestamente. No quiero pensar en los efectos que tendria si su vocación real  fuera la de gobernar para el beneficio de la sociedad, y no para su propio lucro y/o el beneficio de su mismísima familia y amigos. No quiero pensarlo porque si lo hago, ahora mismo me subiría la tensión enormemente por comprobar el país tan enormemente solvente que seríamos si ustedes no robasen tanto y pretendieran ser lo que son, un ciudadano más. Sinceramente, son ustedes una clase política lamentable.




MÚSICA EN DOMINGO.

 ... hoy no me apetece tocar el mundo. Me retraigo y me quedo en la música. Silencio.


USO PERJUDICIAL DEL ESPAÑOL

(... o el humor en un domingo relajado)

Juan Gómez Pérez, consultor de "Prais Guaterjáus an Cúper" (P.G.A.C.), fue detenido ayer en las oficinas de esta empresa por «desafiar a los directivos, al utilizar en repetidas ocasiones un correctísimo español en su labor profesional», según consta en la denuncia presentada en la comisaría madrileña de la calle de la Luna.

El detenido, según los testigos, habría provocado diversas escenas de terror lingüístico entre sus compañeros. Los problemas comenzaron en abril, cuando Gómez Pérez llegó a la empresa e insistió en poner Jefe de producto en su tarjeta de visita, en lugar del "Product Manager", que aparecía en la de sus compañeros.

_Desde el primer día nos extrañó su actitud_ comentó Francisco de Borja Acebo-Guindaleda y Álvarez de Las Asturias, Account Manager (director de cuentas) de PGAC _pero nunca creímos que fuera a reaccionar con la violencia verbal con que se despachó después._

Un mes más tarde, durante la presentación del catálogo comercial, Gómez Pérez proyectó sobre una pantalla varias láminas que mostraban rótulos escritos en un perfecto castellano, mientras comentaba en voz alta los gráficos y cifras de la empresa en un discurso totalmente desprovisto de anglicismos.

Ante los ojos de sus compañeros, «horrorizados» según su propio testimonio, desfilaron varias decenas de frases escritas en la lengua de Cervantes sin que el consultor mostrara ningún pudor o vergüenza por lo que estaba haciendo. _El catálogo de la empresa había sido traducido y, por lo tanto, manipulado_ aseguró el Managing Director (director general), Juan Jacobo O´Callaghan García-Carrizosa de Fontejudo, _este sujeto había sustituido todos los markets, targets, inputs, slides y sponsors... por mercados, objetivos, entradas, diapositivas y patrocinadores y otros varios que fueron apareciendo.

El resultado fue que no se entendió nada de la presentación, provocando el desconcierto general. Además, y según consta en la denuncia, el detenido habría cambiado las palabras outsourcing, finances y transactions por subcontratas, finanzas y transacciones. _Y se había quedado tan ancho; hasta ahí podríamos llegar,_ comentó indignado el responsable de PGC.

Gómez Pérez no pudo terminar su presentación, pues fue reducido y maniatado por dos compañeros de la empresa _el Phone&Door Manager (recepcionista) y el Security Surveillance Officer (vigilante jurado)_ hasta la llegada de la policía municipal que puso al consultor a disposición judicial. _Lo ha hecho para provocar_ comentaba ayer Ramón María Antúnez de Biedma y Fernández-Malvarrosa, refiriéndose a la actitud de Gómez Pérez.

_ ¿Quién se cree que es?, ¿un Vicepresident (subdirector)? No se puede ser tan hortera_ concluyó el Manager's Ball (pelota del director). Debe tratarse de un morning-singer de three to the quarter.


STANISLAW LEM.







"En general podemos ennoblecer una obra o tacharla de superficial, dependiendo del telón de fondo que le otorguemos en el escenario de nuestra mente como lector." Stanislaw Lem.


La lectura del sábado siempre es un placer. Hoy os propongo dos libros; son un acicate para la reflexión. Una posibilidad para el entendimiento del kaos. El recuerdo de lo que el hombre fue, es y puede llegar a ser. Es una vuelta al pasado que bien pudiera ser intuición del furuto, pero este descubrimiento le pertenece al lector. El cable suelto de la narración de Lem está ahí. La decisión de cogerlo o no es del lector, también la sorpresa de su descubrimiento y la congoja por lo narrado.



¿Recuerdas el inventario de cosas misteriosas que los liliputienses encontraron en los bolsillos de Gulliver? Entre ellas había un peine que podía usarse de valla, un enorme reloj de bolsillo que emitía un molesto sonido a intervalos regulares, y muchos otros objetos de uso oscuro. Una vez yo también fui liliputiense.


El castillo alto, rememora la biografía del autor que contada por sí mismo, pasa sin recelo por todas sus esquinas, las amables y las menos amables, las comprendidas y las que a día de hoy, han quedado por comprender. La biografía es un todo no terminado, pero es cierto que el niño que fuimos, siempre estará ahí. El libro es de expresión íntima, un original testimonio del que ha sido considerado uno de los genios literarios del s.XX.

Es un recorrido por los sucesos que la memoria recoge como tesoros aunque el autor no comprenda muy bien por qué, qué es lo que hay de extraordianario en dicho suceso para que la memoria lo guardase tan sigilosamente. Misteriosa la memoria, siempre recogerá aquello vital, aunque nunca lo lleguemos a entender muy bien.

La infancia, ese espacio sin desentrañar, lleno de misterio, de interrogaciones y de datos a veces inconexos. De ahí, que pongamos un gran empeño por lograr la veracidad, la precisión, un ir más allá desde la simple interpretación de los hechos. La objetividad de nuestra infancia no se separa de la interpretación; a la vez que contamos aquello que no sabemos muy bien por qué guardamos, lo interpretamos. Las palabras que usamos, nuestra sintaxis y gramática, son interpretación. Como bien explica Lem: Uno ve al niño que fue a través de unas gafas colocadas sobre su nariz por todos los años que transcurrieron, y no hay remedio. No podemos evitar que la memoria deje de ser lo que es, un misterio, como también es, ese reflejo necesario de nuestra vida, al que a veces necesitamos regresar.



"Desnudos morían los más indefensos; los ancianos, las mujeres, los inválidos, los niños. Desnudos, tal y como nacieron, caían al barro. El asesinato sustituía aquí a la vez a la jurisprudencia y al amor. El verdugo se presentaba ante la nultitud de la gente desnuda que se preparaba a morir, medio padre, medio amante."


Provocación es un libro que nos vapulea, que no nos deja indiferentes.

Una primera parte indaga en la explicación imposible de un hecho, el holocausto judío; Der Völkermord. Disecciona ese ser oscuro, abismal e impasible que es el ser humano. ¿Hay de verdad razones que den una explicación honesta? La insensibilidad como explicación es la verdad que precede a nuestra historia. Si tú lector, eres capaz de intuir esa capacidad del hombre para usar los razonamientos del bien con el objetivo de llegar al mal, a la crueldad y al daño sobre los otros, entenderás que este no es un análisis estricto del holocausto, que no se basa en datos, sino en lo demente que la actitud del ser humano puede llegar a ser. No debe incitar su lectura el hallazgo de datos desoladores, cifras o hechos históricos, sino la necesidad de comprender que las razones del ser humano a veces son insondables, incomprensibles y totalmente infernales.

En  un segundo capítulo estamos frente al mundo de hoy, ante la grotesca estadística que son los actos del hombre, la humanidad se traduce en números y refleja su mundo como una  autopista interminable de conocimiento, de datos acumulados estadísticamente en los que el hombre se pierde, en que la persona deja de existir. ¿Dónde está el ser humano? ¿Qué emociones, interpretación y acción son el efecto de todo ese cúmulo de datos y estadísticas que son la información actual? ¿Es posible encontrar al ser humano ante toda esa vorágine de datos, es posible la acción humana, solidaria y espiritual? Ante One Human Minute, uno se siente abrumado, son demasiados datos los que puede dar la humanidad en tan sólo un minuto.  Dice Lem que hay menos formas de ayudar a los demás, que de perjudicarles. Que nuestro mundo, ese que hemos construído, está más cerca del infierno con todos sus datos que del cielo. Esta parte se torna denuncia; de lo que somos, de lo que hemos construído, de lo que somos incapaces de ver. Los datos pasan a ser irrelevantes; lo necesario es el hombre, la persona, el individuo; esa responsabilidad que hay detrás de cada acto, de cada dato, de cada minuto humano.


ONE por SFLTV  Based on the essay One Human Minute by Stanislaw Lem.

(...)

Stanislaw Lem  transmite angustia,  congoja, incomprensión e impotencia. Vapulea inmisericorde nuestro cerebro. Mientras leía esos minutos de humanidad, esa explicación al holocausto, me decía a mí misma que todo es producto de nuestra libertad; que somos responsables del sufrimiento, de la aniquilación, de la negación del sufrimiento en los otros, que lo somos en razón de nuestra responsabilidad inmóvil. De nuestro no querer mirar, no querer observar y no querer actuar.

No hay comprensión para las acciones del hombre; su alma atroz, su alma cruel e insolidaria es inabordable. El ser humano, que sabiéndose extraordinario es capaz de convertirse libremente en la más auténtica de las bestias, nos sobrecoge. Y mientras leo, pienso en esa libertad, que está para mirar el pasado y aprenderlo, para analizar el presente y contarlo, para evitar que se repita de nuevo el abismo que podemos llegar a ser como especie. Esa libertad que puede redimir de su sinsentido al hombre. El llamado ser humano, esa especie animal que presumiendo de raciocinio, tiene en su haber episodios lamentables que jamás deberían haber sido, pero también posee, la capacidad de asimilar la lección que el pasado siempre da para no volver a repetirlo.

En nuestras manos está la libertad; el poner o no el grito en el cielo, el echarse o no  las manos a  la cabeza, el hacer algo o no, no hacer nada. Ante nuestros ojos, los sentimientos, la irracionalidad, las incontables experiencias imposibles de comprender, y a pesar de todo, la necesaria libertad. El dominio de nuestros actos, la responsabilidad siempre activa de ser persona. Si ser humano no significa únicamente inteligencia y voluntad, sino que además significa sentimientos desencontrados, irracionales y deshumanizados; ser humano también significa amor, responsabilidad y solidaridad. En cada instante soy el único responsable de saber qué hay detrás de cada uno de los minutos de mi vida; del minuto en que amé y del minuto en que odié. 


"El hombre ha salido a explorar otros mundo y otras civilizaciones
sin haber explorado su propio laberinto de pasajes oscuros y cámaras secretas, 
sin encontrar lo que yace detrás de las puertas que él mismo ha sellado".



Solaris, año 2002,  dirigida por Steven Soderbergh. Basado en la novela de Stanisław Lem y en la película de 1972 dirigida por Andréi Tarkovski.


ESTILO Y CLARIDAD EN LA BLOGOSFERA.


La comunicación tiene una cuestión de base que hoy se ve sujeta a una gran revolución;  el medio. Si el emisor y el receptor vienen a mantenerse en un  rol más o menos estable, el medio se ve diversificado de tal manera, que mantener un lenguaje y un estilo afín al medio llega a ser un verdadero reto.

Esto sucede por ejemplo en la aldea global; es necesario un manual de estilo para la comunicación en las webs y redes sociales. Lo habitual es que nos lancemos sobre ello sin tener una idea clara del marco que las diseñe. Quien más y quien menos, al entrar en el mundo de la comunicación por interntet, lo ha hecho desde su propia iniciativa; experimentando un día y otro sin tener previamente ningún conocimiento sobre el lenguaje, el estilo o la visión de una estructura que globalice la forma de sus textos, la unifique y le de una apariencia determinada. Y mira por donde que he descubierto un mundo interesante; una orientación sobre el estilo y las coordenadas necesarias para escribir correctamente en un blog.

Las normas de publicación en internet son un reto. Están por definir el modo y la estructura de toda esta información accesible y rápida que es la blogosfera. Las nuevas tecnologías en la comunicación son el futuro, y no tardarán en sentirse necesitadas de un guía concreta que les de dinamismo, estilo y mayor comprensión. Hoy, la libertad de expresión es un hecho. La forma, poco a poco se irá determinando; aún sigue siendo algo experimental.

Navegando por internet con estas cosas en la cabeza me encontré una página muy prácitca. Os invito a que la echéis un ojo. Creo que no os decepcionará. No deja de ser una ayuda inestimable la orientación de cómo enfocar tu página web, cómo estrucuturar su contenido, cómo hacer eficaz la presentación de tu empresa o adquirir la capacidad para atraer con una entrada sin llegar al estenuamiento del lector A mí, visto lo visto,  me queda demasiado por aprender.

También quiero mencionar esta entrada sobre la gramática del Twitter, me ha resultado de lo más explícita.  La claridad es lo primero que se pierde cuando hay mucho que expresar y poco espacio en el que meterlo, así que escribir claro  por estos lares, para mí será todo un reto. Jackob Nielsen, hace mención de tres directrices  básicas para ser un eficaz comunicador en soportes digitales; ser breve, ser claro y aprender a utilizar el hipertexto. Está claro que a mí, visto lo visto, me queda aún mucho que aprender, practicar y conseguir.



SORPRESA Y ESCEPTICISMO



Las interferencias políticas en una situación económica como la actual podrían dar lugar a una inestabilidad en grado considerable. Esta es la idea que como principal conclusión sobrevuela en los periódicos después de la reunión de Zapatero con los empresarios más relevantes del país; cuarenta horas de reunión tras las que Zapatero salía con la moral restablecida y la sonrisa a la vista.

Según Botín, la confusión que origina el debate sobre el futuro de Zapatero puede ser perjudicial, y lo necesario sería no plantear de momento ningún cambio ni ninguna decisión, que se ha de frenar el debate sucesorio, y que Zapatero ha de aguantar al  final de la legislatura para seguir planteando reformas, y así acelerar decisiones. Y Zapatero también lo parecía confirmar así ante la prensa:  La tarea aún es ingente y lo esencial a medio plazo es que las reformas culminen, que sean profundas y generen creación de empleo.



Las ideas que se plantearon durante la reunión fueron varias, fueron cuarenta horas con más contenido y puntos de interés que la que expresara Botín, a pesar de que su intervención tuviera cierto protagonismo, así como el gesto de su foto; un empresario que se va poniendo la chaqueta de camino a la reunión, que porta un móvil en su mano, y que camina con celeridad y parece expresar que no tiene mucho tiempo, que no está para escuchar milongas, mientras amablemente comenta: "hoy hace menos frío". Aunque las fotos de los periódicos se centraron específicamente en su imagen, a mi juicio no fue ni mucho menos la única perspectiva ni la más necesaria, aunque sí demostró ser una de las más interesadas en que el protagonista político no cambie.

Por lo leído en la prensa, además de la satisfacción de Zapatero y la perspectiva de Botín, también hubo ruido. Salieron a debate temas  mucho más necesarios de discusión que la continuidad política de Zapatero. Por un lado el empuje hacia un futuro más optimista para la formación profesional; se valoró la creación de becas para jóvenes desempleados de baja cualificación. También se discutió sobre la necesidad de un marco laboral flexible, la de disminuir el absentismo laboral mediante una adecuada cultura del esfuerzo, la necesidad de horarios más flexibles, y la reflexión necesaria para avaratar el coste de la energía. Todos ellos puntos claves que si nos paramos a analizar,  nos tocan directamente y personalmente a cada uno de nosotros.

Sería interminable contar cómo afectan cada uno de esos puntos, analizar por ejemplo cómo es esa búsqueda del equilibrio de nuestra vida laboral con la personal, contar cómo afecta la crisis a esos miles de parados, muchos de ellos, sin cualificación alguna, intuir cómo puede ser su futuro cuando se prevee que en diez años la oferta de empleo será en un 90% cualificada. Son muchos puntos y quizá pocas ideas para afrontarlos, porque tengo la sensación de que todas estas reuniones lo único que generan es una nebulosa de posibilidades que no tienen proyectos concretos, posibles, ni eficaces.

¿Qué se dijo de todo el ruido que hay sobre las Cajas, sobre su coste, su recapitalización, y sobre los deberes que no han cumplido? ¿Quién asumirá ese coste? ¿Qué de la crisis sobre los costes energéticos, de la necesidad de abaratar la energía; qué sobre el sector eléctrico, las energías renovables, el sector del gas y las centrales nucleares? Para el conjunto de los españoles es una realidad que no podemos seguir así, que al margen de los problemas estructurales de la economía nacional que sufrimos todos los días, se necesia un cambio que genere confianza, por mucho que la moral de Zapatero suba con estas reuniones.

No tengo duda alguna de que el presidente del Banco Santander sea un gran financiero, pero de lo que dudo rotundamente, es de que sus intereses vayan a coincidir con los míos, con los de la mayoría del pueblo español. Y lo que aún es más evidente para mí, es que los que pagamos mientras ellos invitan, se reúnen, y piensan en posibles soluciones, somos nosotros, que tenemos la moral por los suelos. No digamos ya dónde se coloca nuestra pespectiva de futuro, porque ya, ni nos paramos a imaginar. El futuro a día de hoy para mí es imprevisible. Ni idea en qué va a parar la que hoy nos está cayendo.

Quizá por ello esta reunión, además de mantenerme con la ceja alta, pero que muy alta, me parece un absurdo, por no decir un circo ostentoso e inútil. Los que perdemos siempre somos los mismos. Y comienzan las preguntas: ¿Estabilidad política para impedir la inestabilidad económica? ¿No han tenido suficiente tiempo o suficiente coraje para intentarlo, durante la estabilidad política de la legislatura Zapatero, que tenemos que escuchar esto a estas alturas de la película? ¿De verdad quieren que nos lo creamos? ¿Puede ser posible que los intereses de Botín, los intereses de esos grandes empresarios sean los mismos que necesitamos nosotros, ciudadanos de a pie preocupados por el trabajo, la salud, la educación y el futuro de nuestros hijos? ¿Qué supone este apoyo de los "grandes" en las filas socialistas? ¿Cómo se interpretará este apoyo de Botín a Zapatero entre quienes están en primera línea para suceder a Zapatero en el hipódromo? ¿Todos estos grandes empresarios que han solicitado a Zapatero que continúe hasta el final de la legislatura van a votar al PSOE? ¿Un partido socialista, preocupado por las ayudas sociales, por el empleo, por la economía de las familias, y por los derechos de los ciudadanos, que no entiende el lucro personal como principal valor en sus proyectos y acciones,  puede tener los mismos intereses que un gran banco, las mismas necesidades que un empresario de alta gama? ¿Qué tenemos que pensar los ciudadanos de a pie, que necesitamos tener un trabajo, unas mínimas garantías sociales, unos derechos laborales en un momento en que la inestabilidad afecta directamente a nuestra realidad cotidiana y nos machaca día sí y día también?

Sé que soy simplemente una ciudadana de a pie, y por ello mismo sé, que todas estas gestiones de los grandes me afectan. Sé que carezco de una formación específica en política o en economía, pero solvento día sí y día también,  los problemas de una pequeña infraestrucura familiar que a todas horas se enfrenta con las consecuencias de la gestión económica y social de esos ciudadanos que tienen como principal función  la gestión de la cosa pública. Ustedes legislan y gobiernan mi vida personal, señores políticos. Ustedes deciden indirectamente qué va a ser de mis ingresos, qué voy a poder solventar o no con ellos. Su gestión me afecta directamente. Y últimamente, a diario, me cabrea. Porque ustedes que me representan a mí, no me tienen en cuenta. Lo que me pensé el domingo ante los titulares de la prensa, es que no entiendo cómo los grandes empresarios pueden ofrecer al ciudadano de a pie. No comprendo que sean los privilegiados interlocutores de un gobierno que me representa. No me cabe en la cabeza que lo que ellos busquen sea lo que necesita la comunidad en la que vivo. Y sobretodo me pregunto, pues nadie estamos libre de falta; ¿todo esto que me viene a la cabeza, podría ser tildado de demagogia, de ceguera o de idiotez supina? Porque a lo mejor es que lo que soy es, además de corta en entendederas, imbécil. Pero luego pienso que no, que imbécil no soy. Y perdonen mi arrogancia.

Si he de expresar con palabras la primera impresión que me produjo leer los titulares de la prensa el domingo serían sólo dos: sorpresa y desconfianza. Y también una sola certeza; ocurra lo que ocurra, decidan lo que decidan, si se equivocan, y si no se equivocan también, quienes siempre lo van a pagar serán los mismos. Seremos los mismos. Pero eso a ellos no les afecta directamente, ellos tienen siempre sus espaldas cubiertas, y supongo que lo que no afecta así, tan de frente, puede incluso que de igual, y que la gestión entonces obedezca principalmente a beneficios propios, empresariales o personales. Que nosotros no somos nadie.